Sistemas Informáticos

Sistemas Informáticos

Facturación Electrónica
Recursos Humanos

Recursos Humanos

Capacitación
Sistemas Informáticos

Sistemas Informáticos

Diseño Gráfico
Recursos Humanos

Recursos Humanos

Búsqueda y Selección
Sistemas Informáticos

Sistemas Informáticos

Remito Electrónico

Cuando decimos de alguien que es “una persona muy organizada”, ¿qué estamos diciendo realmente de ella? ¿Existe una única forma de ser una persona organizada o hay varias? Una persona muy organizada y una persona muy ordenada ¿son lo mismo? ¿Se puede comparar el nivel de organización de distintas personas?

Afortunadamente, todas estas preguntas tienen respuesta. Una persona es organizada cuando guarda sistemáticamente las cosas en función del significado que tienen para ella.

Por ejemplo, si dejas lo que no te sirve para nada —ni te puede ser útil— en algún sitio distinto de la papelera o el cubo de basura, entonces eres una persona desorganizada. Asimismo, si no guarda la información que necesita para hacer una llamada telefónica de tal forma que esté fácilmente accesible a la hora de hacer esa llamada telefónica, también es una persona desorganizada.

En general, una persona organizada no necesita invertir tiempo extra en encontrar lo que necesita para hacer algo . Lo que hace es, antes de guardarlo, pensar en qué circunstancias va a necesitarlo y actuar en consecuencia. Lo anterior no es un juicio, sino la simple realidad.

Si quieres gestionar lo que tienes que gestionar de forma eficiente y sin esfuerzo, entonces debes guardar las cosas en función del significado que tienen para ti .

La forma de organizar es personal

Los criterios de organización los definen cada persona. En ese sentido, no existe una definición universal de «persona organizada». Ningún criterio es mejor que otro, ya que el significado que distintas personas dan a una misma cosa puede ser distinto.

Una consecuencia de esto es que la organización carece de un aspecto uniforme . Si una persona decide arrinconar un montón de cosas en un rincón de una habitación —porque todas ellas tienen en común que son cosas sobre las que no se quiere tomar una decisión en este momento— entonces esas cosas están organizadas para esa persona. Lo que no podría organizar es si en ese mismo rincón de la habitación se mezclan cosas que son para tirar, con cosas con las que ya has decidido hacer algo y con otras sobre las que aún no se ha decidido nada.

Consecuencia directa de lo anterior es que orden y organización son cosas distintas . Tener los libros de la estantería ordenados por tamaño es orden; tenerlos por temática o por frecuencia o tipo de uso es organización. Esto es así porque el tamaño no influye en el significado mientras que la temática sí.

Del mismo modo, limpieza y organización son cosas distintas . La limpieza tiene que ver con la higiene y, en menor medida, con la estética, pero no con la eficiencia. Se puede ser una persona limpia y ordenada, a la vez, un auténtico desastre organizativo. Y viceversa. Lo anterior es importante tenerlo en cuenta porque no son pocas las personas consideradas caóticas o desordenadas cuando, en realidad, cuentan con un buen sistema de organización.

Cómo ser una persona organizada

La clave para ser una persona organizada reside en desarrollar el hábito de establecer relaciones entre significados y ubicaciones. La «basura» en un sitio, la «información» en otro, las «posibilidades» en otro, las «cosas que espero de otras personas» en otro y así sucesivamente.

Uno de los motivos por los que la «lista única» es tan poco útil es porque la «lista única» es una lista desorganizada, ya que contiene una gran variedad de cosas con significados diversos.

Otro elemento importante de la organización es la accesibilidad. No solo es importante que las cosas con significados semejantes estén en una misma ubicación, también es importante que esa ubicación resulte fácilmente accesible cuando es preciso acceder a ella. Si varias veces al día tienes que recorrer un largo pasillo para ir a consultar documentación de uso frecuente, eres una persona desorganizada, por mucho que tengas toda esa información guardada en un único sitio.

El resumen de todo lo anterior es que la organización consiste en guardar las cosas de tal forma que:

a) Su ubicación guarde relación con su significado y,
b) sea fácilmente accesible cuando se la necesita.

Porque, una diferencia de ordenar —que tiene que ver con la estética— y de limpiar —que tiene que ver con la higiene—, organizar tiene que ver qué específicas con la eficiencia .

Fuente: M. Bolívar - Óptimainfinito

Calle 140 Nº 1150. Berazategui, Buenos Aires, Argentina